Protección privada como el muerto de guerra